viernes, 12 de noviembre de 2010

Tepeilhuitl

http://www.famsi.org/research/loubat/Borbonicus/images/Borbonicus_31.jpg
http://www.famsi.org/research/loubat/Borbonicus/images/Borbonicus_32.jpg
Décimo tercer mes de nuestro año, del 7 al 26 de noviembre

Este mes se traduce como ‘fiesta de la montaña, retorno a la montaña’. En el entendimiento nuestro la montaña tiene un profundo significado. Una montaña es una elevación natural de tierra que se forma por el desplazamiento de las placas tectónicas terrestres o por una erupción volcánica.

Por principio diré que la República Mexicana esta rodeada por dos importantes cadenas montañosas, la Sierra Madre Oriental y la Sierra Madre Occidental, ambos sistemas montañosos protegen la parte central del territorio contra fenómenos naturales originados en el Golfo de México y en el océano Pacifico.

La montaña es un ser vivo que encierra mucho conocimiento, riqueza y vida. Al ser un ser vivo, la montaña también se distingue por su energía masculina y su energía femenina, tal es el caso de los nombres de dos montañas importantes como el Popocatepetl ‘Montaña que humea’ y la Iztaczihuatl ‘Mujer blanca’.

Cabe hacer notar que los ancestros dieron nombres a todas las montañas del territorio de Anahuac, desde Alazcan ‘donde se resbala’ (Alaska) hasta Nican Anahuac ‘hasta aquí Anahuac’ (Nicaragua), desde la más pequeña montaña hasta la más grande. Estos nombres fueron determinados por las características ambientales, biológicas, geológicas, astronómicas y energéticas de la misma montaña, ningún nombre fue determinado al azar. Es por ello que una montaña es un lugar sagrado y un lugar de reencuentro espiritual (sic).

Cuatro esencias femeninas cuidan la montaña: Xochiquetzalli ‘hermosa vida vegetal’, quien da belleza y color a la montaña. Matlalcueye ‘hermosa vida animal’, quien da vida a la montaña. Tepoxoch ‘hermosa vida mineral’, quien protege la vida invisible de la montaña. Mayahuel ‘hermoso manantial sagrado’ quien nutre y llena de energía a la montaña.

Junto a estas cuatro esencias femeninas de la montaña esta la esencia masculina llamada Milnaoatl ‘cuatro aguas de la milpa’ quien se encuentra en la cima de la montaña, es un tlaloque, es parte de la fuerza de Tlaloc ‘señor de la lluvia’, que hace que se acumulen las nubes y se desprenda el rayo y el trueno. Milnaoatl trae con el las cuatro formas de lluvia que afectan la milpa: la lluvia con granizo, la lluvia que inunda, la lluvia que es escasa, y la lluvia que es buena y hace crecer la milpa.

En esta época del año ya vimos los resultados de todo un ciclo de trabajo agrícola, ahora hay que dar gracias para que las maravillas y tesoros que nos regala la montaña se sigan conservando. La sabiduría ancestral nos recuerda que debemos amar y respetar el lugar, en la medida que lo recordamos y lo llevamos a cabo, hacemos de nuestro hábitat un lugar sagrado.

Por eso este es el tiempo de visitar las montañas que nos rodean, llevarles regalos y hacerles ofrendas a los chanehque ‘los que poseen su hogar´ (allí en la montaña), sin olvidar que los regalos y las ofrendas también son para la misma montaña el gran tecuani ‘el comedor de personas’. Cada año se visita una montaña diferente.

Actividades que se sugieren
• Participa en la caminata del danzante Tlatelolco – Tepeyacac. 2º domingo de noviembre
• Organiza una caminata a la montaña más cercana a tu comunidad. Lleva ofrendas y alimentos para compartir y dejar en la montaña
• Realiza una jornada de recolección de basura en la montaña
• Investiga los nombres y significados de las montañas cercanas a tu comunidad. Verifica y comparte tu información
• En las montañas encontramos plantas aromáticas y medicinales, recoge algunas, elabora una corona y cuélgala en tu momoztli ‘altar’. Hasta el siguiente año repite la operación


Calpulli Mazehualiztli Mictlanpa Tepotzotlan
Topiltzin José Ríos
Publicar un comentario