martes, 16 de agosto de 2011

LA MEMORIA, El Arma De Los Guerreros De Anáhuac.

 http://farm7.static.flickr.com/6090/6050500543_4ed8edd18c.jpg

El arma más contundente para colonizar a nuestro pueblo desde 1521 fue la pérdida de su identidad. Aparte  tanto los cañones, las espadas, las intrigas y las traiciones, la viruela y el sarampión.
 
Cuando a una persona, a una familia o a un pueblo se le quita la “memoria”, se le deja indefenso y vulnerable. Por la amnesia, no sabe quién es, no sabe de dónde viene, ni a dónde va. Qué le pertenece y qué le es ajeno. Quién es su enemigo, quién su explotador. No diferencia la mentira de la verdad, la injusticia de la justicia. Es como si lo dejaran mudo, ciego y sordo, en un pavoroso estado de indefensión total.

Esto es justamente lo que nos hicieron en estos cinco siglos de ocupación y colonización extranjera. Los primeros tres siglos los “gachupines”  se adjudicaron nuestro Cemanahuac, para sí y para la corona española el virreinato de la nueva España, en donde los pueblos originarios no tenían ninguna oportunidad. Su calidad era de vencidos y esclavos, como el filósofo español del siglo XVI, Ginés de Sepúlveda lo afirmaba. Las leyes, las autoridades y las instituciones eran de carácter colonial y estaban creadas para regular la explotación humana y la depredación de la naturaleza de los vencidos, no para impartir justicia y procurar el bienestar de los invadidos.

Los siguientes dos siglos, gracias a una lucha entre parientes, los “criollos” traicionaron a los “gachupines” y crearon “su país”, al que le llamaron “México” en honor a los mexicas. No se abolió el sistema colonial, lo único es que los “criollos” desplazaron a los “gachupines”, los expulsaron “de sus país” y tomaron el poder. La sociedad mexicana “es de unos cuantos y de amigos”, es racista, clasista, explotadora y depredadora. Aun en pleno siglo XXI vivimos en una sociedad hipócritamente colonial.

En el neo-colonialismo los criollos crearon un país para sí y para los capitales extranjeros. Porque los criollos han demostrado en “la historia de su país”, que son ineptos, cobardes y mediocres. Pese a tener en “su país” un pueblo indígena y mestizo trabajador y educado, además de contar con, al parecer, inagotables recursos naturales, nunca  han sabido trabajar y crear riqueza, solo han robado y dilapidado. Su “sueño bicentenario” ha sido, desde 1821, invitar a los capitales extranjeros a explotar al pueblo y los recursos naturales a cambio de unas migajas por… “la sociedad”

Y todo esto ha pasado en medio del sufrimiento, la injusticia, la explotación y el despojo de los hijos de los hijos de la civilización invadida del Anáhuac. En “este país”, en general, los pobres, los despojados, los desempleados, los que no tienen acceso a la educación, a la salud, a la justicia, son casualmente… “los morenitos”. Los descendientes de los pueblos originarios, y del lado opuesto, están los extranjeros y sus descendientes, así como los recientes avecindados.

Cómo es posible que durante cinco siglos los pueblos originarios y sus descendientes culturales, los mestizos, seamos la carne de cañón de la explotación. Cómo es posible que el mismo pueblo vea como “algo natural” su pobreza y la negación a sus más elementales derechos, cuando nosotros somos los descendientes de la civilización del Anáhuac, una de las más importantes y antiguas de la humanidad. Esta tierra ha sido nuestra durante siete mil quinientos años y en los últimos quinientos hemos sido despojados, explotados y excluidos. Hoy tenemos que entrar de “ilegales” a otro país, para tener más oportunidades que en nuestra propia tierra.

Esto ha sido posible gracias a que los invasores se han encargado de extirparnos “la memoria histórica”. Los mexicanos en general no tenemos noción, ni siquiera, de “la historia oficial criolla”. Vivimos en un laberinto de la desolación de ser extranjeros incultos en nuestra propia tierra. No conocemos, no valoramos, no nos interesa conocer la milenaria historia de nuestros viejos abuelos toltecas. Estamos huérfanos y mutilados de los más valioso y esencial de nosotros mismos.

Muchos (la mayoría de los mexicanos) desconocen y rechazan a la Toltecáyotl. Muchos no saben ni  siquiera que es, a otros tantos les da vergüenza reconocer nuestra cultura madre en nuestro ser, en nuestro cuerpo, en nuestra forma de sentir, pensar y actuar. Negamos a nuestra madre cultura y exaltamos la cultura extranjera. Sea de España, de Francia y ahora de estados unidos. Nos han enseñado a despreciarnos y a desvalorarnos. No deseamos conocer los valores, principios, actitudes, sentimientos Anahuacas, que a pesar del rechazo consiente e inconsciente, siguen vivos en nosotros mismos y determinan en gran medida nuestro ser y hacer.

La cultura neo-colonizadora de los criollos es excluyente. Condena al desprecio y al rechazo a la civilización originaria. Por esta razón “los mexicanos” no hemos podido consolidar plenamente un mestizaje enriquecedor. En los cerrados círculos de poder económico, político, gubernamental, intelectual, artístico, no existe hasta la fecha, un espacio natural para la cultura anahuaca y sus descendientes culturales. Sí en México se ha dado un mestizaje, por cierto muy rico y pródigo, ha sido en las periferias del poder, lo que se conoce como las “culturas populares”. El proyecto de nación criolla, jamás ha participado la sabiduría, filosofía y la cultura de la civilización del Anáhuac. La cultura originaria además de ser rechazada y difamada, está proscrita por el poder.

Un ejemplo de lo anterior es que los mexicanos conocemos muy poco de la historia “propia-nuestra”, antes de la invasión. A esta historia la secuestran, la esconden, la niegan. Es decir, nosotros no somos nada antes del conquistador. No tenemos rostro, ni nombre. Existimos gracias al “descubridor” y al conquistador, que “nos civilizó, nos dio nombre, idioma, religión y cultura”.

El objetivo es mantener a los invadidos sin memoria, sin recuerdo, sin raíz. Vulnerables, indefensos, inseguros. No sabemos cómo se llamaba esta tierra. No sabemos cómo se llamaban a sí mismos nuestros viejos abuelos. En los libros de historia de la SEP, se le llama a la batalla en la que los indígenas (nuestros antepasados) en 1520 derrotaron a los invasores: “la batalla de la noche triste”. A la historia de siete milenios y medio antes de la invasión europea se le conoce como “historia prehispánica, precolombina, precortesiana”. Borran totalmente de la historia y de nuestra mente la milenaria civilización del Anáhuac.

Al territorio indebidamente un extranjero le puso el nombre de “Mesoamérica”, haciendo el comparativo de “Mesopotamia”, que quiere decir “entre dos ríos”, (el Tigris y el Éufrates), pero en el Cemanahuac no tiene razón de ser, es solo imposición y colonialismo cultural.

A los pueblos descendientes de las civilizaciones originarias del continente se les llama despectivamente “indios”, porque colón se equivocó y creyó que había llegado a la india. Han pasado más de 500 años y les seguimos diciendo indebidamente a los pueblos originarios de manera equivocada, lo que demuestra nuestro auto desprecio y falta de identidad.

El extranjero nos llama como quiere y nosotros repetimos mansamente sus epítetos y los hacemos propios. En el norte nos dicen y nos decimos “latinos e hispanos”. Nosotros no somos ni latinos ni hispanos. Latinos, porque napoleón III queriendo recuperar las colonias “iberoamericanas” que perdió España a principios del siglo XIX, se inventó que los países recién fundados eran “latinos” y por tanto, debían estar bajo la égida del imperio francés.

Los anglosajones en estados unidos nos llaman “hispanos”, porque hablamos español. Pero ellos no aceptarían que nosotros los llamáramos “ingleses” por hablar inglés. Nosotros aceptamos todo, porque desconocemos todo. Esta es la razón por la cual se trata de que día a día, los habitantes de este país, los descendientes de los viejos abuelos, no solo no conozcan su historia antigua, sino que la rechacen y les avergüence. Por ello se quita de la primaria y la secundaria el estudio del “México antiguo”. El neo-colonizador nos puede permitir casi todo, menos que recuperemos nuestra memoria. Porque este es el arma fundamental de la colonización. La ignorancia de nosotros mismos es lo que nos condena a la miseria material y espiritual (sic, cultural).

El primer paso para iniciar la descolonización es recuperar la memoria histórica. Recuperar nuestra dignidad a través del estudio y conocimiento de nuestra verdadera historia. Decir un vigoroso ¡ya basta! A la colonización intelectual. Ya basta de referirnos a nosotros mismos con conceptos llenos de desprecio e ignorancia, con cargas ideológicas colonizantes como: mesoamérica, prehispánico, precortesiano, precolombino, indio, latino, hispano, batalla de la noche triste, “caballero” águila, emperador, rey, princesa, reino.

Debemos de luchar por recuperar nuestra memoria histórica, para saber quiénes somos. Este es el primer paso de una dignificación por quinientos años de negación e ignorancia. No se trata de negar nuestra parte occidental, se trata de consolidar verdaderamente nuestro mestizaje, sumando las dos civilizaciones que nos conforman en la actualidad

Convoquemos a lo mejor de nosotros mismos. Reencontrémonos con nosotros mismo. Activemos el "banco genético de información cultual" que hay en cada uno de los hijos de los hijos de los viejos abuelos. Recuperemos el valor de la palabra de los ancianos y de nuestros padres, los valores de nuestras familias  y comunidades. Revaloremos y dignifiquemos nuestras ancestrales tradiciones y costumbres, nuestra cosmopercepcion del mundo y la vida. Apostemos todo a nuestra memoria colectiva genética. Creamos de nuevo en nosotros mismos y tomemos fuerza y dirección de nuestro milenario pasado. Recuperemos el pasado, el futuro es nuestro.

No tengo el autor, en cuanto lo sepa lo pongo, pero creo que estas palabras muchos las sentimos nuestras.


Publicar un comentario